Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús

NUESTRA HISTORIA

NACIMIENTO

Nuestro Colegio, El Pinar de Nuestra Señora, nació en el Corazón de Dios hace más de 50 años. Él lo puso como un sueño en el alma de nuestra Madre María de Jesús. Ella, ya desde novicia, pensaba y veía El Pinar cuando cantaba:

“...abriremos el alma de los niños
a la luz, la alegría y la verdad,...
Seremos mensajeras de la paz...”

Nuestra Madre, que había entregado su vida totalmente a Dios en 1951, quería hacer todo aquello que a Dios le gustaba y le inspiraba en su corazón y en lo que le indicaba Madre María del Carmen. Empezó a dar clases particulares a un grupito de niños que iban a la casita que las Hermanas tenían en Sant Cugat.
El grupo de niños crecía y Madre María del Carmen encontró un pequeño chalé en medio de pinares, en Valldoreix, cerca de la estación. Allí nacería el Colegio que soñaba Madre María de Jesús y, entre pinares, su nombre sería... ¡El Pinar de Nuestra Señora!. Era una tarde, la del 17 de octubre de 1954, atardecía, y,... amanecía la historia del Pinar a la luz de la Estrella vespertina, bajo la protección de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Eran 17 niños aquella tarde, al día siguiente, el primero de las clases, 22; y terminó el primer curso de nuestro Pinar con 48 alumnos.



DISTINTAS UBICACIONES

La casita del bosque se quedó muy pequeña y el segundo curso de nuestro colegio se abrió en la torre Maragall. Allí estuvo nuestra Madre María de Jesús con las Hermanas y los niños durante los cursos: 1955-56, 1956-57, 1957-58 y 1958-59.
Desde aquella torre nuestra Madre miraba hacia la cumbre de la colina. Allí, el 28 de julio de 1957 se había bendecido y se había puesto la primera piedra del actual Pinar. Se comenzó a habitar el edificio definitivo en septiembre de 1959, aunque las obras continuaron según se iban necesitando edificios y patios.

 

INTERNADO

El Pinar, desde 1956 albergó en su seno un internado de niñas que llegó a ser muy numeroso. Más tarde descendió hasta llegar a desaparecer y actualmente resurge debido al interés por cursar los estudios que ofrece el Colegio. Así, el Colegio, desde los comienzos, tiene el estilo y calor de familia que le dio nuestra Madre María de Jesús con su propio cariño, dedicación y atención por cada uno de los alumnos y alumnas. Quienes continuamos esta preciosa obra así lo hemos aprendido y así queremos vivirlo porque así lo sigue transmitiendo nuestra Madre en cada una de las visitas que hace a su grande y querido Pinar.



ASPIRANTADO

Con dos niñas se inicia en El Pinar el aspirantado en el año 1957. El grupo de aspirantes crece gracias a la labor de muchos viajes vocacionales realizados por toda España. De este aspirantado han surgido más de cien Hermanas. (Actuales Aspirantados)

 

ALUMNADO

El Pinar ofrece educación a los niños y jóvenes de este entorno y a quienes desde lejos (América y otros países de Europa, África, Asia y Oceanía) vienen a cobijarse en su seno. Todos, de cualquier raza, color y condición social han convivido y conviven en nuestro Colegio como en una verdadera familia. (Colegios Madre Velarde)

 

NIVELES EDUCATIVOS

El Pinar ha crecido ladrillo a ladrillo en los años de su historia. Ha ido asumiendo los niveles educativos que se precisaban para la formación de niños y adolescentes. Al surgir la necesidad de preparar a los adolescentes y jóvenes para una profesión, nuestra Madre puso todo su empeño y dedicación en ofrecer las ramas profesionales que más les pudieran ayudar. Así en los años 70 se inician las ramas de administrativo y sanitario. Nuestra Madre María de Jesús se da cuenta de la necesidad de educadoras que estimulen al niño adecuadamente desde su más temprana edad y presenta al Ministerio un programa para una nueva rama, la de Jardín de Infancia. El Ministerio aprueba este programa y declara al Colegio Centro Piloto de España en estos estudios profesionales.

Actualmente, alumnos y formadores constituyen un conjunto ordenado, en bella y alegre armonía, no exenta de lucha y del inevitable sacrificio que la educación integral reclama de todos.

DEMOS GRACIAS A DIOS por la historia de "El Pinar" y su labor formativa.